El dia más triste de mi vida II

Ya esa noche los secuestradores se pusieron en contacto con la familia, pidiendoles RD$2MM para liberar a Don Rafael.
Al otro día ya era de dominio público la noticia. La prensa fue a hacernos preguntas al trabajo que no quisimos, ni podiamos, contestar.
La agonía era terrible, la angustia de no saber nada era desesperante.
Así llegó el viernes, y el sábado y no teniamos noticias de nada. Ya se andaba tras la pista de alguien que se creía podía tener motivos para hacer eso.
El domingo yo fui donde mi mamá y luego donde mi suegra. Ellas viven cerca y la luz se había dañado todo el día y el inversor estaba dañado. Estando allá me llamó mi amiga Fior y me dice:
-Ay China que lástima lo de tu jefe! Que mal te debes de sentir!
-Si,no te imaginas le digo yo. Y lo peor es estar así a la espera de noticias.
-Pero ya lo encontraron, me responde. Yo lo ví en la televisión.
-Como que lo encontraron? y Como?
-Ella hace un silencio y yo deduje lo que había pasado. A partir de ahí empecé a llorar sin parar.
El fue encontrado en un río cerca de Yamasá esa tarde. Ellos lo mataron y enterraron el cuerpo, pero entre la lluvia que cayó el dia antes y el río, un campesino que pasaba alcanzó a ver un brazo que salió de la tierra.
Esa noche fue eterna.
Al otro día fui a la agencia donde mis compañeros ya estaban esperandome. Ahí se encontraban sus hijos buscando los papeles del cementerio y demás.
Ese lunes, 30 de Julio del 2001, fue el día más triste de mi vida.
Yo soy una persona muy creyente en Dios, pero no podía entender como cosas como esa le pasaban a gente como el.
I cried a river that day. No tengo otras palabras para expresarlo. Los que me conocen saben que lloro en silencio, no sé llorar de otra manera, pero ese día sentía que me ahogaba. La gente me decía que hablara, que dijera algo, que me iba a poner peor.
La lluvia que caía me hacía compañia o quizas competencia a las lágrimas que brotaban de los más interno de mi ser.
Ya en la funeraria nos enteramos de quien fue el matador: Elvin Guillén. Un joven de apenas unos 28 años, que todos conociamos y que incluso bromeabamos cuando iba a la empresa.
El había tomado numerosos préstamos a Don Rafael alegando la enfermedad de su mamá. Todos ellos con garantía de unos terrenos que el tenía. La última vez que el fue dijo que su mamá, que vivía en Moca, habia fallecido y el necesitaba dinero para la funeraria, entierro, etc. Eso fue un viernes. El sábado Don Rafael fue a visitar a sus padres en Santiago y decidió ir a darle el pésame a la familia en Moca.
Cuando llegó al pueblo preguntó por la dirección y nombres que el tenía pero nadie conocía a esas personas ni tenian entendido de ninguna muerte el dia anterior.
Esto le causó sospechas y el lunes fue al Registro de Títulos donde le informaron que esos títulos eran falsificados.
Esto lo motivó a interponer una querella en contra de Elvin Guillén. Don Rafael siempre mantenía a sus esposa enterada de cualquier contratiempo o novedad que surgiera en la financiera. Esto hizo que cuando la policía la interrogara sobre quien pudiera tener motivos para matarlo, su única opción fue el: Elvin Guillen.
El propio hermano de este condujo a la policía a la casa donde el vivía en Boca Chica donde fue apresado. Al cómplice lo agarraron tratando de vender el Rolex que pertenecía a Don Rafael, donde por el número de serie, fue rastreado. Mi compañera lo identificó como la persona que fue a buscar la chequera a la agencia.
Elvin Guillen alegó que cuando su mamá (que ya había dicho que estaba muerta), se enteró de que había una acción legal en su contra, había caído en cama enferma.
Eso lo motivó a el a matar de esa forma, con un pico, a una persona tan querida, tan bondadosa, cariñosa, sincera, honesto como nadie, como era Don Rafael.
Estando en el cementerio, donde se desbordó el cariño de tanta gente que lo conoció, vi un ramo de rosas amarillas, que hizo que recordara mi sueño de la noche en que desapareció:

“Soñé que el estaba desaparecido y que todos estaban preocupados buscandolo. Yo fui a su casa y su esposa me recibe y me dice: Ginnette tu no sabes lo que ha pasado. Nosotros hoy cumplimos años de aniversario y decidimos escaparnos de todos y pasarlo juntos. Ahora todo el mundo esta preocupado y nosotros tenemos verguenza de decirles lo que pasó. Ven a ver el regalo que el me mandó. Yo entré como a una sala y vi un bellisimo ramo de rosas amarillas inmenso, pero cuando me fijo, el ramo estaba encima de una caja de muertos”.

Fue como una premonición de lo que había pasado. Porque ellos lo asesinaron el mismo dia que lo secuestraron.

Le pido a Dios que nadie nunca tenga que pasar por algo como esto y mucho menos nadie conocido, porque es inenarrable el dolor que se siente.

El único consuelo son los 30 años de prisión que le dieron a ambos.

Que Dios lo tenga en Su Santa Gloria, Don Rafael.

Anuncios

8 comentarios el “El dia más triste de mi vida II

  1. Impactante.

    Y esas premoniciones, bueno, dan escalofrios…

    Pero bueno, es triste ver por lo que mata la gente. Esas son personas sin ninguna dignidad.

  2. que decir! no hay palabras para consolar un momento como este, ni justicia para crucificar a personas de tan poca moral!

    Solo mantengamos la fe de que algun dia sera que en este pais se le haga lo correcto a quienes lo merecen!

  3. Pingback: Mi experiencia Religiosa II « China VillaMellera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s