Paz en la tormenta…

Esto va para ti: Sé que piensas que el mundo se te esta cayendo encima y que tus problemas no tienen solución. Pero eres mejor y mayor que tus problemas y sé que saldrás airoso de ellos. Cuenta conmigo.

Cuando lloras por las veces que intentaste
y tratas de olvidar las lágrimas que lloraste
solo tienes pena y tristeza
y el futuro incierto esperas
en paz en medio de la tormenta.

Muchas veces me siento igual que tu
y mi corazon anhela algo real
el Señor viene a mi
y me ayuda a seguir
en paz en medio de la tormenta.
Puedes tener paz en la tormenta
fe y esperanza cuando no puedas seguir
aun con tu mundo hecho pedazos
el Señor guiará tus pasos
en paz en medio de la tormenta.

Anuncios

Jueves de Poesía/E-Mail

Mi amor no tiene rostro.
Sólo tiene palabras luminosas.
Mi amor es puntual
y cada noche
recojo en mi buzón
su mensaje cifrado.
Enciendo el aparato, parpadea…

Escribe con mayúsculas los besos
y acaricia su cuerpo en letras de colores.
No hay temor al contagio.
Tan sólo su locura me estremece
y yo se la devuelvo
en megabytes desordenados,
-ebria de amor,
ya libre-, acariciando
mi sistema binario desbocado,
mis ventanas al viento con el alba,
el CD Rom tan terso, la memoria…

Tantas noches de amor son un regalo.

Poema de Maria Rosal, Poeta española nacida en Fernán-Núñez, Córdoba en 1961.

Dos Libros….

Hubo un libro que leí cuando tenía alrededor de 10 años. Se llama “Todos los ombligos son redondos”. No sé por qué pero tengo varias semanas con ese título en la cabeza, llegué a pensar que era un invento mío, hasta que google me dió la respuesta (+/-):

Libro escrito por el Alvaro de la Iglesia (1922-1982), periodista y escritor. Fue autor teatral y de guiones de televisión, pero sus más grandes triunfos los alcanzó en el terreno novelístico. Cada seis meses producía un nuevo título que alcanzaba de inmediato decenas de ediciones.

Si mi memoria no me falla, este libro trataba de un joven feo elevado al cubo y sus desdichas. Conoció finalmente a una joven igual de poco agraciada como el, enamoróndose ambos y casándose. Esa noche ella se quita todos sus trucos que utilizó para aparentar más fea de lo que era, porque todos la buscaban solo por bella.

El otro libro se llama, “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda” y es la historia, super graciosa de una muchacha a quien su madre le queria poner Romana Carolyn, y su padre, un “guachiman” trasnochado, extravió el papel con el nombre cuando la iba a declarar. El la declaró como Ramona Colerín.

Recuerdo un fragmento que dice así: cuando la comadrona la pasa la niña a su padre, ve que de los ojos de éste asoman dos lagrimas, y le dice:
-Compadre, uté ta emocionao?
-No, comadre, le dice. Yo lo que toy e’ asutao’.

Así como en otra ocasión en que Ramonita siendo niña quería saber que había dentro de la letrina, y encendió unos periódicos, provocando que los gases subieran y le quemaran la cara y parte de los cabellos. Cuando el papá vió esa niña corriendo se alegró, porque por fin habia una niña más fea que la de él.

El libro muestra como ella supera todas esas bromas y su falta de belleza ganándose el cariño de la gente con su disposición, humildad y esfuerzo. Ahora en honor de la X Feria del Libro, y con prácticamente la imposibilidad de comprar nuevos, me gustaría releer ambos libros. Y tú? tienes alguno en mente?


Ayuda

Update: Gracias a la ayuda de ustedesx, amigos y familiares el cuerpo de Dona Margarita fue traido al pais, y manana le daran cristiana sepultura en el Cementerio de la Maximo Gomez a las 10:00am. Esta siendo velado en la Funeraria Savica de la Ave. Pasteur.

Como sabrán los que leyeron el post de ayer, la Sra. Margarita Molina, madre de mi querida amiga Yadiris Suero, falleció luego de batallar por meses con un cáncer en el hígado. Esta señora ya había superado en una ocasión el cáncer en el seno, pero lamentablemente Dios quiso llevarsela a su lado en esta ocasión.
Yadiris y su familia han hecho innumerables gastos con esta enfermedad, por lo que estamos solicitando su cooperación para poder traer su cuerpo a darle cristiana sepultura en Santo Domingo. El número de cuenta es 705742658 a nombre de José Fco. Suero, en el Banco Popular.
Si desean pueden ponerse en contacto conmigo, que puedo pasar a recoger donde deseen su contribución.
Les pido colaboremos con lo que podamos. Sé que estamos en una olla generalizada, pero esos $100.00 que pensamos que no harán gran cosa, pero les aseguro que sí lo hacen. Lo que sea, por favor, si tienen contacto con alguna línea aérea que pueda abaratar los costos, también se los agradezco.

Un ángel en la tierra.

Un niño que estaba por nacer, le dijo a Dios.

Me vas a enviar mañana a la tierra; pero ¿Cómo viviré tan pequeño e indefenso como soy?

Entre muchos Angeles escogí uno para ti, que te esta esperando:

El te cuidará.

Pero dime: aquí en el cielo, no hago más que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz.

Tu Angel te cantará, te sonreirá todos los días y tu sentirás su amor y serás feliz.

Y ¿Cómo entender cuando la gente me hable? si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres?

Tu Angel te dirá las palabras mas dulces y mas tiernas que puedas escuchar, y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

Y, ¿Qué hará cuando quiera hablar contigo?

Tu Angel te juntará las manitas y te enseñará a orar.

He oído que la tierra hay hombres malos ¿Quien me defenderá?

Tu Angel te defenderá aun a costa de su vida.

Pero estaré siempre triste porque no te veré más señor.

Tu Angel te hablará de Mi y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia, aunque; Yo siempre estaré a tu lado.

En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo pero ya se oían voces terrestre, y el niño presuroso, repetía suavemente:

Dios mío, si ya me voy, dime su nombre, ¿Cómo se llama mi Angel?

Su nombre no importa, tu le llamarás “Mamá”.

En memoria de Margarita Molina, madre de mi querida amiga Yadiris Suero, quien falleció anoche de un cáncer en el higado. Paz a sus restos.
(Yadiris: Este ángel te seguirá cuidando desde el cielo.)

PS: Estaré haciendo otro post solicitando su ayuda para poder cubrir los gastos de traerla a Santo Domingo. Cuento con ustedes.