Dejando volar la imaginación..

Caminando por las calles de mi barrio un viernes temprano en la mañana, vi una pareja de ancianos caminando con mucha dificultad y apuro.

El señor, que aparentaba de mayor edad que la señora, caminaba con pasos cortos y rápidos. La señora, vestida toda de negro y con un poco de sobrepeso, se quedaba jadeante unos pasos detrás. Cada cierto tiempo él volteaba a ver si ella lo seguía de cerca.

Sus ropas muy humildes y su piel arrugada mostraba signos de muchos años de trabajo. Mi mente empezó a imaginar que iban a hacer:

Irían a ayudar a su hij@, que había mejorado económicamente, son su niet@? O irían a dar la desafortunada noticia de un fallecimiento?

Estarían buscando algún tipo de ayuda de un familiar o iban a conocer algún recién nacido?

Fueron tantas las probabilidades que llegaron a mi mente, que no me di cuenta que los había perdido de vista en cuestión de segundos. Qué sería de ellos?

(Este post me acordó a mi querido Ale-6, que es famoso por su eterna “cadena de pensamientos“), que aunque en este caso solo voló mi mente, es capaz de pasar horas hilvanando recuerdos.

Anuncios