Dejar ir

(esta lectura de hoy me cayó como anillo al dedo. Hoy me sentía agobiada y down.Entendí que debo dejar de querer hacerlo todo y permitir a Dios actuar. Gracias Señor por tantas bendiciones!)

Cerrada por Inventario

No estoy.

Estoy CERRADA POR INVENTARIO
hasta nueva orden.

Vean las cortinas oscuras
que he colocado
para que nadie se atreva
siquiera a tocar.

Más cerca de la muerte
que entonces
necesito saber cuánto de mí hay
cuánta desnudez me queda.

Parada necesaria
para nombrar la propia vida
pra revisar
los haberes y los saldos
del sentimiento.

Por favor no vengan
no toquen no entren
no vuelvan…
estoy rompiéndome el pico
sacándome las uñas
quitándome todas las plumas.

Cuando me brote nueva
nada esconderán mis alas.

Entonces vuelvan.

Poema de Carolina Escobar Sarti. Guatemalteca.

(Gracias a Jose R Sosa, a través de Agenda para Poder Vivir 2008, por darme la oportunidad de conocer a esta tremenda poeta). Foto de Zeynep Oztayinci

de Ginnette Publicado en Poesias

Criticando…

En días pasados conversaba con una querida amiga: Profesional, en sus 30 y pico, de cuerpo muy bien proporcionado y piernas espectaculares. Ella me contaba que días atrás, andando en una calle de la ciudad, un hombre le dice:

-Se vé que tu eras muy bonita, pero ya no porque estás medio acabada.

Ella me dijo que, aunque no le dijo nada, ese comentario se le quedó rondando en la cabeza. Por la confianza que nos tenemos ella me hizo el comentario y me dijo:

Ginnette, tú me conoces, sabes que yo no tengo problemas de autoestima, que me siento muy bien con mi cuerpo y que particularmente creo que estoy mejor que hace 10 años (y es verdad!), pero no entiendo por qué ese comentario me ha hecho sentir tan mal, por qué no logro sacármelo de la cabeza.

Te voy a hacer una pregunta, le respondí. Tú conoces al tipo? No, me responde. Tú por lo menos tú lo habías visto antes? Nunca en la vida, me dice.

Entonces por qué diablos le das tanta importancia a un comentario de alguien que no te conoce, que quizás lo único que lo movió fue el ser desagradable y mean. Simplemente entiende que hay gente así, que simplemente no pueden ver al otro brillar o destacarse. Una crítica es la opinión “personal” de una persona, hecho o cosa. O sea que es su opinión. De que tu darle el valor o importancia que tenga, es tu decisión. Recuerda, no podemos gustarle a todos. Aprendete eso y también que debes de “filtrar” las cosas, y no darle tanta importancia. Y aunque no necesariamente sea el tema, ten presente que:

“La diferencia entre la crí­tica constructiva y la destructiva es muy sencilla: La primera es la que uno hace; la segunda es la que le hacen a uno”

Debo recordar….

No montarme en carros públicos que tengan el Gobierno de la Mañana!!!

No montarme en carros públicos que tengan el Gobierno de la Mañana!!!

No montarme en carros públicos que tengan el Gobierno de la Mañana!!!

No montarme en carros públicos que tengan el Gobierno de la Mañana!!!

No montarme en carros públicos que tengan el Gobierno de la Mañana!!!

de Ginnette Publicado en Pique

Mi experiencia Religiosa II

La semana pasada uno de mis compañeros sufrió un terrible accidente. Cayó desde lo alto de un camión y se fracturó la base del cráneo. Todo ocurrió de forma muy rápida y fue trasladado en ambulancia a cuidados intensivos de una clínica en la zona oriental.

El cuadro que presentaba era muy grave, perdió mucha sangre y tenía un gran hematoma en el cerebro. Rápidamente cayó en coma. Convocados por el departamento de Recursos Humanos, todo el personal nos reunimos en oración para pedir por el. Era muy estimado y conocido por todo el mundo ya que tenía laborando unos 18 años en la empresa.

Al hacer la oración, una de mis compañeras, dijo que “lo reclamaba” en vida y que “declaraba” sanación para el. Esa costumbre que tienen algunas personas que se convierten en fanáticos, siempre me ha chocado y no la comparto.

Sé que la Biblia dice: “Si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos” (Mt 18, 19). Pero de ahí, a que muchas veces con altanería y prepotencia, y un poco jugando a ser dios, declarar sano a alguien o decir que esa persona esta viva, etc, no estoy de acuerdo.

Yo he aprendido a dejar las cosas en Sus manos, aún no entienda el porqué suceden, como lo que le pasó a mi jefe, que la verdad, aún busco respuestas. Pero sé que El obra de manera maravillosa y siempre trabaja para lo mejor.

PS: Mi compañero falleció la siguiente mañana.

Grata Sorpresa (hasta ahora)

De mi anterior empresa tenía asignado un celular con Centennial. Ya tenía dos años con ese número y la mayoría de personas lo utilizaban más que mi teléfono particular (de Orange).

Mi esposo me regaló su aparato celular que compró hace apenas 3 meses porque lo encontraba muy sencillo para usarlo en su trabajo, y tiene tecnología GSM (con chip). La verdad es que no quería desprenderme del  número de Centennial, y al tener tecnología CDMA, no veía alternativa.

Pues el sábado nos dirigimos a Centennial, ahora Viva, para cancelar la línea y ver antes de eso el status de una reclamación por unos sms internacionales que me habian cargado retroactivamente. Pues en cuestión de minutos, la joven me activó en mi nuevo aparato el mismo número, me hizo un cambio de plan a uno más económico, me aplicaron un crédito por los sms, me mantuvieron los puntos que yo he acumulado y pusieron la cuenta a mi nombre. Todo de una manera muy profesional y cortés.

Viva estaba repleta ese día, muchas personas activando líneas nuevas con ellos y comprando el internet USB que promocionan. Tardaron varios meses para arrancar, pero si las cosas siguen así vale la pena tratar. Con todos estos problemas que la gente ha tenido con Claro/Codetel, Viva es una buena opción. Los planes están más o menos igual a los demás, pero tienen muchos equipos buenos.

Así que seguiré cantando: cocote, cocote, cocote, aparentemente, por mucho tiempo.

Suelta, deja ir….

A veces, es mejor dejar que algo se vaya y comenzar de nuevo. Hay cosas que nos pasan en la vida que encontramos difíciles de aceptar.

Los recuerdos regresan y nos perturban una y otra vez. Cuando algo sucede en nuestras vidas que encontramos difícil de aceptar, tenemos que decidir si hay algo que podamos hacer para cambiar las cosas.

Si lo hay, debemos hacer los que podamos para que todo esté de nuevo bien.

Pero si hemos hecho todo lo posible, y en nuestro corazón sabemos que ahora no hay nada más que hacer, entonces, dejemos que se vaya lo que nos quita la tranquilidad.

Después de haber repasado los “qué hubiera pasado si…” y los “por qué?”, quizás aprendamos una lección valiosa.

Y descubramos que si bien fue doloroso, crecimos por la experiencia.

Aprender a dejar ir las cosas, en vez de preocuparnos por lo que pudo haber sido, con el tiempo podría ser más valioso que aquello que hemos dejado ir.

“Todo lo que sucede, sucede por una razón”

(tomado de Mensajes Positivos. Foto de Google)

Digno de grabarlo

Escenario: Charles de Gaulle con Hermanas Mirabal, Villa Mella.

Protagonista: Hombre esperando carro público hablando por el celular.

Secundario: Yo, de comeboca.

Tipo: Monólogo (claro porque la otra parte no la escuché)

El: Si, si, yo voy en camino. Ve saliendo para el nueve y nos encontramos ahí en media hora.

El: Qué cual nueve?  Y tu no sabe’ cual e’ el nueve?

El: Eso e’ ahí, en el cruce de esa calle que todo el mundo conoce.

El: Qué todavía tu no sabe? E’ ahí donde ta’ el negocio ese, grande famoso, que to’ el mundo conoce.

El: Cómo que tu no sabe’ donde eh? Después que tu llega al semáforo del cruce, un chin ma’ pa’lante ta’ el nueve.

El: Cómo que te vaya a buca’! Ah, no si eh así, yo no voy a trabajar contigo porque te toy eplicando bien y tu no entiende.

Plop!

condorito270bx0.jpg

Mi sueño

cargando-libros.jpg

Back in my “early twenties” (jiji), cuando me preguntaban que tipo de negocio me gustaría tener, invariablemente respondía: Una barra y un motel de 30 habitaciones en la parte atra’.

Aunque no he descartado esta idea por completo (para honrar a mi 1/4 de raza), la verdad que siempre he soñado con tener una librería/papelería/cyber/cafetería. Obviamente las dos últimas han sido agregadas con el paso de los años. Pero es que como me encanta la lectura, y el manosear los libros, agregado al “babero” que provoca en mí las agendas, libretas, hojas de cartas, lapiceros originales, post its con formas divertidas (creo que hasta las hojas de maquinilla), y agregado a mi parte “geek en potencia”, que desde los monitores, impresoras, laptops, y todos los artefactos tecnológicos me atraen indudablemente, sería la combinación perfecta.

Y a todo esto agregar un lugar donde conversar y ver exposiciones y escuchar charlas, wao, sería increíble. Claro, hay que agregar que lugares como estos ya existen, como Cuesta y Thesaurus, pero me gustaría que tuviera un aire más accesible, con una pequeña biblioteca para los estudiantes y cosas así.

Mi esposo dice que yo estaría feliz con este negocio, aunque no se vendiera nada, ya que con solo tener la posibilidad de poder leer todos esos libros, me bastara. Pero nada, solo me queda soñar y jugar la loto todos los sábados.

Y tu sueño, cúal es?