La China Reads….

Leo y mucho.. Ah, y sobre todo, leo de todo y por placer. No tengo un género favorito de lectura. Desde novelitas de vaquero hasta ciencia ficción, pasando por historia, como los que he estado leyendo últimamente sobre el Imperio Romano.

A pesar de que desde mi temprana juventud descubrí el placer de la lectura, debo reconocer que este hábito se desarrolló aún más luego de descubrir los lectores electrónicos.

Mi primer lector fue un Booken Cybook. Fue un regalo de navidad en el 2009. Yo me quedé estupefacta. Había escuchado sobre estos lectores, pero nunca cruzó por mi mente la posibilidad de tener uno en mis manos. Este lector, moderno en ese momento, pero un poco incómodo en su uso. Libros muy largos, en PDF por ejemplo, tardaban mucho en abrir, la nitidez no era tan buena, y había que recurrir a aplicaciones como Calibre, para poder hacer conversiones de formato y descargarlas en el Cybook.

Kindile

Luego conocí mi primer Kindle, el llamado Keyboard o 3ra generación, y ya no pude volver atrás. Con una rapidez increíble en comparación con el Booken. La duración de la batería, sus botones laterales para avanzar y retroceder, el poder conectarse al internet, ufff. Fue amor a primera vista.

Lo unico malo que encontraba en este lector era la imposibilidad de leer en la cama, que es un ritual de cada día. Resolvía temporalmente con una lamparita que con un clic sostenía del cover y me permitía leer en la oscuridad. Pero muchas veces se doblaba, se caía y eso me molestaba bastante.

Esto se solucionó con la salida de Kindle Paperwhite. Más ligero, mejor resolución, y lo mejor de todo: Luz integrada! Ya podía darme el gusto de caer rendida en mi cama sin preocuparme de la lámpara. Es un excelente dispositivo. La duración es increíble. Puedo leer en cualquier parte, sin que se afecte el despliegue de la lectura. Tomar notas, compartirlas, buscar en Wikipedia. Qué más pedir?

Bueno, pues llegó el Kindle Voyage! Aún más fino que el PaperWhite, con el doble de pixeles de este, y que hace que parezca que leemos en un libro físico. Más simple de manejar, con una sola mano puedes adelantar, retrasar. Compartir notas en GoodReads, buscar en Wikipedia, provee la luz ideal dependiendo del ambiente y muchas cosas más.

A los que les gusta leer, les recomiendo 100% la inversión en un lector. Temporalmente usé el Kindle Fire, supuestamente para leer, pero al ser una tablet, reconozco que las notificaciones de Facebook, Twitter y demás interrumpían mi lectura y me hacía abandonar mis libros por las redes sociales. Si en verdad nos gusta leer, y comparamos el costo promedio de cualquier libro en la actualidad (Unos RD$600-950), invertir en el Kindle más económico que hay en la actualidad, unos US$60, definitivamente no es para pensarlo dos veces.

Anímense!

Anuncios

Otra y van….. perdí la cuenta

Verguenza

No vendré con las típicas excusas: Que tengo poco tiempo, que el trabajo, la familia, los hijos, blah blah blah. No he escrito nada por sinvergüenza y charlatana. Fin.   Esa última promesa de escribir más a menudo, qué va! pura “conceptualización mía”.

Ahora bien, en mi defensa, leí mucho en el 2014.. Encontré excelentes libros, buenos libros y otros que me sorprende que hayan encontrado un editor que los publique.. De hecho, una de las cosas que haré para mantener vivo este blog, es hacer una pequeña reseña de los libros que voy leyendo. 1) Porque la memoria como que me está fallando y a veces ni recuerdo de que se trataba el libro. 2) Creo que GoodReads me está engañando con el conteo.. Pensé que había leído más de 33, según ellos fueron 20 y algo.

Igualmente compartiré con ustedes viejas y nuevas aficiones, como las finanzas personales y el mundo de las redes sociales y la tecnología.

Ahora que (digo, hace mucho) murió Google Reader, espero que algunos me tengan aún en su RSS y entren a comentarme (sí y a darme mi boche por irresponsable).

Un abrazo grande!

El Secreto

Gracias a un querido amigo tuve la oportunidad de leer este grandioso libro: El Secreto de Rhonda Byrne. Este libro se enfoca en la llamada Ley de Atracción, que dice que lo semejante atrae lo semejante, así que cuando tienes un pensamiento, también estás atrayendo pensamientos semejantes.

En el libro te explican como usar tus pensamientos, y la energía que se deriva de ellos, para mejorar tu salud, las relaciones, tu economía etc. Enseña como enfocarte en pensamientos de positivismo, en saber que la vida es abundancia, pensar en riqueza, a ser agradecido y generoso, a aprender a dar las gracias por anticipado de las bendiciones que vienen en camino, etc.

Muchas personas lo encontrarán redundante y un poco “ingenuo”. Otros pensarán que es un libro más de autoayuda. Modestia aparte, he aprendido a leer entre líneas prácticamente todo lo que cae en mis manos, y aprender a discernir, a tomar y dejar y a sacar la mejor de las experiencias y beneficios de los libros.

Y aunque me considero una persona luchadora y positiva, definitivamente después de leer este libro lo he aprendido a hacer con más consciencia y a mantener una actitud positiva frente a las dificultades. He visualizado calles vacías cuando voy tarde, o encontrar un parqueo cerca, soluciones a problemas y no pensar en carencia. Podrán ser trivialidades, pero la verdad me ha funcionado una y otra vez.

Yo los recomiendo a personas que tengan problemas con su imagen personal y con sus relaciones, principalmente de pareja, al igual que aquellos que están pasando por dificultades económicas, porque les da una visión, un poco más amplia de como encontrar una mejoría en su situación. Como ningún libro, revista o película, no es la solución a los problemas, sí una guía, pero la decisión de cambiar o mejorar, debe de nacer de nosotros.

(Si le interesa a alguien lo tengo en formato .pdf y se los puedo enviar por correo electrónico)