Milagro

JEREMIAS 32:27 “Yo soy el Señor, el Dios de todo ser viviente. Nada hay imposible para mí”

Existen en la vida situaciones que nos desafían a buscar a Dios o a hundirnos por las preocupaciones y la desesperación. Como humanos que somos, pareciera que tenemos la tendencia, más a bajar los brazos que a levantar nuestro rostro para buscar a Dios y pedirle un milagro.


Cuando hablamos de un milagro estamos diciendo que la situación es, bajo la óptica terrenal, imposible. Si tú puedes hacer algo para solucionar tu problema, entonces no necesitas un milagro sino sabiduría para saber como actuar. La palabra milagro es una palabra común para Dios, pues para El lo imposible lo transforma en posible.


Nuestra mente no puede comprender por completo lo que significa el pasaje de hoy, donde el Señor dice que no hay nada imposible para El. Dios jamás ve imposibilidades sino posibilidades para obrar y demostrar Su gran poder. Nosotros generalmente nos vemos cercados de imposibilidades desesperantes.


Creer en el Señor por un milagro es una decisión que debe superar a lo que se siente o razona. La fe no siente ni razona, sino que cree contra viento y marea, pues esa fe está puesta en el Dios de lo imposible.


Si tú en este momento de tu vida estás atravesando por una situación que es imposible, recuerda que ése es el lugar indicado para que Dios demuestre Su poder. No te dejes hundir emocionalmente por lo que ves o lo que sientes, sino levántate en fe creyendo que si pones tu confianza en Dios, que todo lo puede, nunca serás defraudado.


¡Dios es fiel y sigue esperando que le busquemos, para que El haga milagros en nuestras vidas!


CONFESION DE FE: CREO QUE PARA EL SEÑOR NO EXISTE NADA QUE SEA DIFICIL O IMPOSIBLE.

Anuncios

Hoy…guardaré silencio ante El.

“Guarda silencio ante el Señor; espera con paciencia a que él te ayude. No te irrites por el que triunfa en la vida, por el que hace planes malvados”. Salmo 37:7

Lleno está el mundo de ruidos, palabras y sonidos que terminan quitando el descanso del alma, pero en medio de ese ruido, hoy puedo escuchar quietamente la amonestación que llega a través del salmista. Guarda silencio delante de él.

Hoy, al llegar ante la presencia del Señor quiero presentar delante de él, todo lo que soy y todo lo que tengo..y en quietud y silencio del alma le quiero entregar todos mis derechos, mi tiempo, mis talentos, mi futuro y todo lo que poseo. Quiero en silencio ratificar delante de él…que no me debo a mi mismo. Todo se lo debo a El. Eso me librará de irritarme hoy, cuando vea los que por malos caminos andan y parecen florecer exitosamente.

Yo se que hay dificultad en renunciar a mi mismo. Se que no es fácil renunciar a mis derechos y a mi reputación y a mis propios éxitos labrados por mi propia mano. pero de que sirve gastarme a mi mismo en una carrera loca y desenfrenada si no aprendo a quedarme quieto y en silencio ante su trono. Aun en el camino cristiano tiendo a ser un activista lleno de planes, proyectos e ideas.

Me siento impulsado a cada momento a hablar y a proyectar mi imagen . pero, de que sirve todo esto. Cuando en esta loca carrera me hundo, pronto me irritaré cuando vea la prosperidad de otros y sobre todo la de aquellos que hacen planes malvados. Pero si me quedo en silencio delante de Eél….veré los planes de El..los proyectos de El y la dirección de El..entonces no tendré tiempo para mirar a los malvados.

La quietud del Espíritu, solo la produce el Espíritu de Dios y esa quietud trae la calma profunda, suave y dulce que nadie me puede dar. El mundo no me la puede dar, los éxitos humanos tampoco y ni siquiera la gente que me rodea. Pero la quietud que produce el Espíritu de Dios si es quietud de corazón.

Hoy entonces me propongo a guardar silencio delante de El y en El…poder esperar y en él poder confiar.

Señor. Jamás podré conseguir en este mundo la quietud que en ti encuentro. Hoy atiendo la amonestación de tu palabra y me propongo a guardar silencio delante de ti y esperar con paciencia que tu me ayudes a continuar en la carrera que tengo por delante,.

Señor, conoces todos los compromisos que tengo por delante yo no puedo luchar por mi mismo, porque me desgano…pero esperaré en ti, porque tu me abres camino donde no existe y me enseñas la vereda segura y permanente que me lleva a la tranquilidad genuina del espíritu.

Dr. Serafìn Contreras Galeano.

Mi deseo


angeldelaesperanza.gif

Sólo le pido a Dios
que el dolor no me sea indiferente,
que la reseca muerte no me encuentre
vacío y solo sin haber hecho lo suficiente.

Sólo le pido a Dios
que lo injusto no me sea indiferente,
que no me abofeteen la otra mejilla
después que una garra me arañó esta suerte.

Sólo le pido a Dios
que la guerra no me sea indiferente,
es un monstruo grande y pisa fuerte
toda la pobre inocencia de la gente.

Sólo le pido a Dios
que el engaño no me sea indiferente
si un traidor puede más que unos cuantos,
que esos cuantos no lo olviden fácilmente.

Sólo le pido a Dios
que el futuro no me sea indiferente,
desahuciado está el que tiene que marchar
a vivir una cultura diferente.

(Cantado por Silvo Ródriguez)

Oración para terminar y empezar un nuevo año

 

Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad,
tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
Al terminar este año quiero darte gracias
por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores,
el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto
fue posible y por lo que no pudo ser.
Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que
pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos
y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé,
las amistades nuevas y los antiguos amores,
los más cercanos a mí y los que estén más lejos,
los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar,
con los que compartí la vida, el trabajo,
el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón,
perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,
por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,
y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando
y que hasta ahora vengo a presentarte.
Por todos mis olvidos, descuidos y silencios
nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año
y detengo mi vida ante el nuevo calendario
aún sin estrenar y te presento estos días
que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría,
la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad
llevando a todas partes un corazón lleno
de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios
a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno
que mi espíritu se llene sólo de bendiciones
y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que,
cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí
encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos
a repartir felicidad . Amén

 

feliz2008.gif

 

40 Días…

Cuarenta días, otra vez, me pregunto: ¿Qué haré este año?

¿Dejaré de fumar?.¿Dejaré de tomar cerveza, o refrescos? ¿Dejaré de comer dulces, o golosinas? ¿Dejaré de ver la televisión? pero… ¿ Y las fiestas, aquella boda o aquel XV años que ya esta programado? ¿No me conviene entonces? ¿Dejaré de…?

No, no, nada de esto es buena idea, definitivamente que no Ya sé, tomaré el café sin azúcar, la leche sin chocolate, no comeré Tortillas de harina, no veré películas entre semana. !Cuarenta días otra vez! y es que esta es verdaderamente la misma vieja historia que se repite, año con año, tratar de resignarme y vivir este tiempo de cuaresma, con la “Ley del menor esfuerzo”, y como siempre, dará resultado por unos cuantos días. Y es que estoy perdiendo de vista el objetivo. Pero Yo mismo me río ¿Cuál objetivo? ¡Oraré Señor!, ¿No te das cuenta de que estoy perdido? ¡Cuaresma!

!Cuarenta días¡ Otra vez! Oración, ayuno, penitencia, conversión, limosna, confesarse, comulgar, ser mejor, cambiar, ¿ayudar a los demás? ¿indulgencias? ¿de qué se trata todo esto? Jesús, realmente no entiendo, no creo ni lo acepto, ¿por qué es tan difícil? ¿por qué batallo tanto?

“Es Jesús mismo quien te responde” – Yo soy el camino, la verdad y la vida. Todo lo que pido de ti es que me sigas. Qué vengas conmigo adonde yo vaya en este camino de la cruz.

Cuarenta días, sí, otra vez. Porque te necesito a ti. No necesito tus cigarros, ni tus bebidas, ni tus refrescos, ni el azúcar, ni el café, ni el chocolate. Si claro todo esto te ayuda a vivir el espíritu de sacrificio, pero lo que yo necesito eres “TU”. Necesito tus pies, necesito tus manos, necesito tus ojos, necesito tu libertad, tu memoria, tu voluntad, necesito tu comprensión, necesito tu mente, tu corazón y tu alma.

!Cuarenta días… otra vez!

Déjame sanarte interiormente, déjame darte mi Amor, déjame mostrarte mi perdón y mi misericordia. Esto es lo que te pido: Déjame entrar a tu corazón; acércate a mi en el silencio de tu alma y en la quietud de tu conciencia, ahí estoy yo, sediento de ti, esperándote con los brazos abiertos.

!Cuarenta días… otra vez ¡

Sé que no es fácil, pero ciertamente es posible, el camino es largo y a ratos puede parecer aburrido y sin sentido, te vas a cansar, muy pronto te vas a desanimar, puede ser doloroso y difícil pero acuérdate que estoy contigo, siempre contigo. Para convertir tu cansancio en ánimo, tu tristeza en alegría, tu pecado en gracia, tú soledad en compañía.

No fue nada fácil para mi hacerlo hace ya dos mil años, estaba solo, hambriento, cansado, tuve tentaciones pero tenía la seguridad de que mi Padre no me abandonaría, escuché dentro de mi corazón: “Confía en MI”

No dejes que estos cuarenta días sean nada mas un cambio cuaresmal, “otra vez”. Arriésgate a caminar conmigo, se valiente y acepta el reto, haz de este camino de la Cruz algo muy especial… TU y YO , un camino desde dentro del corazón. ¡Cuarenta días… si, otra vez, pero distintos! “Confía en Mi”. Caminaremos juntos, sufriremos juntos, moriremos juntos al pecado en la cruz, para resucitar y VIVIR juntos mi GRACIA en la LUZ de la PASCUA de este Año .

“TENGO HAMBRE Y SED DE TI”