Cinco años y contando!

No puedo creer que ya sean hoy cinco años. Recuerdo que había salido de una corta, pero desagradable, experiencia laboral, luego de dos años de trabajo en una empresa de zonas francas, la cual cerró sus operaciones por medidas económicas.

Tuve a mi cargo el cierre de esa empresa y tuve mucho contacto con las oficinas administrativas donde actualmente laboro. En ese momento había una vacante pero la persona que podía tomar la decisión se encontraba de vacaciones fuera del país. Obtuve una entrevista (de hecho 4), en un banco de renombre donde trabajaría como Analista de Crédito, que realmente era una posición que no me gustaba mucho, ya que es un poco tediosa y monótona. Otra cosa que no me agradó mucho, era la burocracia que este banco tenía para todo. Tuve que entrevistarme con la gerente de recursos humanos, con quien sería mi supervisora, con la jefa de mi supervisora y hasta con el vicepresidente de negocios del área!. Solo pensaba: Y cuando tenga que pedir un permiso? un aumento? un cambio de posición? tendré que pasar por todo esto? Pero como las responsabilidades han de cumplirse, firmé para ese trabajo.

Recuerdo que el día antes de entrar a trabajar, recibí una llamada de la gerente de recursos humanos, informandome que mi fecha de entrada no sería al día siguente, sino la semana siguiente, ya que el vicepresidente tendría que ir de viaje (que tenía el que ver conmigo, NPI).. Ellos solo ingresaban nuevo personal los martes. Sí, solo ese día.

El caso es que me llamaron de mi trabajo actual el viernes para que viniera a una entrevista, les dije que ya tenía empleo, que había firmado y que entraba el martes. Me pidieron que por favor, solo viniera, sin compromisos a la entrevista.  El caso es que me entrevistaron, me hicieron una contraoferta, me trataron con tanta dignidad, respeto y atención, que aunque esperé al día siguiente, para respnder, no pude negarme a tomarla.

Hoy cumplo 5 años trabajando en Zona Franca San Isidro, y han sido los mejores años laborales de mi vida. Muchas experiencias, muchos aprendizajes, aprendiendo a aceptar, entender y reconocer los temperamentos, aptitudes y actitudes de mis compañeros de trabajo. Sintiendome a gusto en mi ambiente de trabajo, reconocida y respetada.

Han sido muy solidarios conmigo, y me consta que con cualquier empleado que lo necesite. Sintiendome orgullosa de ver el trato digno  y sincero, principalmente de mis jefes, hacia todo el personal, hacia las organizaciones que trabajamos, con los aportes y las actividades de responsabilidad social que se realizan y que son de puro altruismo.

Gracias Zona Franca San Isidro por estos cinco años. Deseo vengan muchos más!

Imagen

Anuncios