Por un dictador como este

Normalmente no opino de politica porque me aburre, me cansa y me exaspera, la falta de decencia y buenas intenciones de “nuestros politicos”. Hoy encontre algo en Clave Digital, que es una de mis paginas favoritas que deseo compartir:

Dice Facundo Cabral que hubo una vez un dictador bueno que antes de morir de soledad, porque su pueblo lo eligió para siempre, ordenó: “Que en este pueblo nada valga tanto como la vida; entonces la verdad será lo que buscaremos tomados de las manos. Ordeno que cualquier día de la semana tenga la luminosa categoría del domingo. Ordeno que haya flores en todas las ventanas, que permanecerán abiertas para que llegue a las casas el verde canto de la primavera. Ordeno que el hombre confíe en el hombre, como el día confía en la noche, como la noche confía en la lluvia y la lluvia confía en el viento. Ordeno que los hombres se liberen de las mentiras y de la coraza del silencio, para que puedan sentarse con sus hermanos a conversar sobre la belleza y la justicia. Ordeno que recuerden al poeta Isaías: ‘El lobo y el cordero pastarán juntos y la comida de ambos tendrá el mismo gusto a aurora’. Ordeno que todo pan tenga el sabor de la ternura. Ordeno que la alegría sea la única bandera del pueblo y el amor su única arma. Desde este momento el dinero tendrá fecha de vencimiento, para que nadie pueda acumularlo para tener poder sobre sus hermanos…” (Con un dictador así, ¿para qué elecciones?).